FacebookTwitterLinkedInWhatsAppShare
Tipos de plásticos biodegradables en el mundo del embalaje

En nuestro empeño por ser cada vez más ecoResponsables, uno de los objetivos que nos hemos marcado desde RAJA® es seleccionar materiales respetuosos con el entorno para la confección de nuestros embalajes. Cartón y papel reciclados, plástico regenerado, rafia y algodón reutilizables… y, por supuesto, distintos tipos de plásticos biodegradables, aptos para la fabricación de bolsas o chips de relleno.

Los plásticos biodegradables constituyen un subconjunto con un peso creciente dentro de la industria de los polímeros. ¿Sabes cuáles son sus características y sus ventajas? ¿Conoces sus diferentes procedencias? Si tu respuesta es no… ¡solo tienes que seguir leyendo!

¿Qué son los plásticos biodegradables?

Los plásticos biodegradables se distinguen del resto de plásticos porque, en determinadas condiciones de temperatura y humedad, son consumidos por los microorganismos y entran en un proceso de oxidación que favorece su conversión en agua, dióxido de carbono y biomasa. De este modo, se reintegran en el ciclo del carbono sin dejar residuos.

A diferencia de los plásticos biodegradables, el plástico convencional solo se degrada por la acción de los rayos ultravioletas del sol. Con el paso del tiempo, se fragmenta en pequeñas partículas, los microplásticos, que no experimentan cambios en su composición y que, por tanto, no pueden ser digeridas por los seres vivos.

El plástico convencional se degrada fragmentándose en pequeñas partículas, los microplásticos

Clasificación de los plásticos biodegradables

Los plásticos biodegradables se clasifican en diferentes categorías atendiendo a su origen y a si se pueden compostar o no.

a)      Por su origen

  • Plásticos biodegradables de origen fósil.
  • Plásticos biodegradables de origen biológico, o bioplásticos.

b)      Por su compostabilidad

¿Cuánto tardan en descomponerse los plásticos biodegradables?

El proceso de descomposición de los plásticos biodegradables no solo resulta inocuo para el medio ambiente, sino que también presenta otra ventaja: es mucho más rápido que el de las resinas plásticas convencionales.

Los plásticos biodegradables suelen ser aptos para el uso durante un periodo de unos 18 meses a contar desde su fecha de fabricación. Después, requieren entre año y medio y tres años para desaparecer y ser absorbidos por la naturaleza.

No obstante, y a pesar de sus implicaciones positivas, la utilización de plásticos biodegradables en la fabricación de envases y embalajes crea un problema. Y es que los bioplásticos no pueden mezclarse con los plásticos convencionales cara al reciclaje, o esto imposibilitaría la recuperación de todo el lote. A la hora de separar los residuos, los plásticos de origen orgánico deberían ir por un lado, y los no biodegradables, por otro.

Polímeros de colores para el moldeo de plásticos por inyección

Tipos de plásticos biodegradables presentes en envases y embalajes

Para la fabricación de envases y embalajes, disponemos de distintos tipos de plásticos biodegradables:

Tipos de plásticos biodegradables de origen sintético

  • PBS (succinato de polibutileno). Ideal para botellas, bandejas y distintas soluciones de packaging.
  • PES (polietersulfona). Material hidrofílico muy utilizado en la industria alimentaria y farmacéutica.
  • PBAT (polibutileno de teraftalato adipato). Con buena tolerancia al calor, se caracteriza por su flexibilidad y su transparencia.
  • PCL (policaprolactona). Muy resistente, recomendable para hacer films.
  • TPS (almidón termoplástico). Mezcla de poliésteres con almidones procedentes de distintas plantas.

Tipos de plásticos biodegradables de origen biológico

  • PLA (ácido poliláctico). Derivado del ácido láctico hecho con materias primas 100% renovables. Apto para la confección de recipientes y embalajes que van a estar en contacto con alimentos.
  • PHA (polihidroxialcanoatos). Procedentes de la fermentación bacteriana de materiales primas vegetales. Se emplean en tapones y bolsas.
  • Bioplásticos basados en almidón. Más frágiles que los anteriores, su gran ventaja es que se degradarán con mayor celeridad. Pero hay que tener en cuenta que son hidrosolubles.
  • Bioplásticos basados en celulosa. Rígidos y de una resistencia apreciable, se destinan a la generación de etiquetas y tapones.

La apuesta de RAJA® por los plásticos biodegradables

Siempre a la vanguardia en el cuidado del medioambiente, RAJA® ha incorporado ya diferentes tipos de plásticos biodegradables a su catálogo de embalajes. Dos ejemplos de productos elaborados con estos compuestos son:

  1. Los chips de relleno Renature, hechos con almidón de maíz, 100% reciclables, biodegradables y compostables. Son muy esponjosos e ideales para proteger objetos frágiles y delicados.
  2. Las bolsas de plástico con asas 100% biodegradables, fabricadas a partir de almidón de cereal.
Productos con plásticos biodegradables: chips de relleno Renature
Bolsas biodegradables fabricadas con almidón de cereal

Tú también puedes sumarte a la cruzada de RAJA® por un mundo más verde. Revisa nuestra selección de embalajes EcoResponsables y renueva el packaging de tu marca para adaptarlo a las exigencias de unos consumidores cada vez más concienciados con el valor de la sostenibilidad. ¡Con RAJA® lo conseguirás!

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppShare
Categorías: Embalaje

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduzca un comentario

Rellene este campo

Por favor confirme que ha leído y acepta las condiciones de uso del blog y su politica de privacidad
Le informamos que RAJAPACK, S.A., como responsable de tratamiento, gestionará sus datos con el único fin de moderación y publicación de los comentarios en el blog. Usted tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como ejercer otros derechos como detallamos en la información adicional. Para acceder a la información adicional, consulta nuestra política de privacidad.
 

23 + = 24