FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppShare
Unboxing en Youtube por Rajapack

Youtube: ese vasto océano plagado de vídeos de animales, caídas, videoclips y bromas pesadas. Según las estadísticas de Google, los españoles dedicamos más de 121 millones de horas de nuestras vidas cada mes a ver vídeos de Youtube, un consumo que viene doblándose año a año.

Entre las tendencias rompedoras del gigante de los vídeos, se encuentran los vídeos dedicados al unboxing o, lo que es lo mismo, el desembalaje de productos. Fueron pioneros aquellos que recogían la experiencia de tener entre las manos las novedades tecnológicas como el último iPhone o la nueva PlayStation, pero el fenómeno se está expandiendo sin freno.

La clave del éxito del ‘unboxing’: compartir experiencias

Los resultados en Youtube atendiendo a la búsqueda de “unboxing” o la versión española “desembalaje” ya suponen más de 20 millones en 2016. ¿Por qué triunfa el unboxing? Su éxito puede estar basado en tres ingredientes:

  • Necesidad de información contrastada: los usuarios confían cada vez más en las experiencias previas de otros clientes antes de tirarse a la piscina. Al fin y al cabo, es una medida de contraste respecto a los mensajes publicitarios de las marcas y es de vital importancia para los ecommerces.
  • Curiosidad: somos curiosos por naturaleza. Y un poco cotillas también, reconozcámoslo. Previos al unboxing fueron los huevos Kinder y las sorpresitas del Happy Meal de McDonalds. Por algo los vídeos abriendo huevos sorpresa tienen el poder de encandilar a niños y mayores durante horas. Este por ejemplo es reflejo del éxito del unboxing con más de 168 millones de visionados:

¿Cómo puedes mejorar el ‘unboxing’ de tus productos?

El desembalaje es crucial tanto para el usuario como para el ecommerce. Este punto representa el primer contacto físico con los artículos adquiridos y es clave para clasificar la experiencia de compra como deficiente o satisfactoria.

Estas son nuestras recomendaciones para que el momento del desembalaje no te traicione:

  • Intenta imprimir una experiencia diferenciada: la personalización del etiquetado y de la caja es importante para el branding de tu marca. Dependiendo del tipo de producto, el material de embalaje es un medio de comunicación añadido y, además, muy cercano físicamente. ¿Por qué no añadirle tu seña de identidad?
  • Adapta el material de embalaje a cada producto: no abuses de reaprovechar cajas. Puedes medir tus productos y organizar los envíos por rangos de tamaño. De esta manera, conseguirás que las cajas estén a la medida de los productos que envías.
  • Asegura la protección del producto: tanto la interior como la exterior. No querrás que el cliente descubra un producto dañado tras abrir la caja. Considera qué material de protección corresponde a cada uno de tus productos y elige el tamaño idóneo para el interior de cada caja.
  • Ajusta el embalaje a la temporalidad: sí, el tiempo pasa para todo el mundo. Si renuevas tu imagen de marca, que el embalaje acompañe el proceso y lo refuerce. Por otro lado, ten en cuenta la estacionalidad también en el envío de tus productos. Fechas como San Valentín, Navidad, Día del Padre y de la Madre… son ideales para incluir guiños especiales para el cliente.

El unboxing es un síntoma más de la cultura de compartir que ha generado internet. Los detalles importan, al igual que las experiencias. ¡Cuídalos!

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppShare
Categorías: Curiosidades

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduzca un comentario

Rellene este campo

66 − 62 =