FacebookTwitterLinkedInWhatsAppShare

El embalaje es todo aquello necesario en el proceso de acondicionar los productos para protegerlos, y/o agruparlos de manera temporal pensando en su manipulación, transporte y almacenamiento. Con este formato preservamos la calidad de la carga a la vez que se mantiene a salvo, en todas aquellas operaciones en la que se ve envuelta, durante el trayecto entre el exportador y el importador.

Descuentos en Rajapack Embalajes

En este recorrido que desempeña todo producto, el embalaje cumple la misión de protegerlo de determinados riesgos: mecánicos (vibraciones, colisión…), climáticos (calor, lluvia, humedad, frío…), almacenamiento (deterioro, corrosión, moho), manipulación (caídas, apilamiento, roces…) e incluso de robos y contaminaciones.

Entre las funciones que procesa el embalaje están:

  • Protección de los productos: mientras dura el transporte y almacenaje del paquete.
  • Identificación: facilita información sobre las características del producto y la forma de manipularlo, reduciendo así el deterioro o pérdida del mismo.
  • Manipulación de la carga: facilita el conteo, la distribución y el transporte de los paquetes.

Embalaje Vs envase

Debemos tener claro qué es el embalaje y en qué se diferencia del envase. El primero trata sobre el procedimiento para preparar la carga de la manera más segura en el transporte o almacenamiento y está más orientado hacia la logística. Mientras que el envase se refiere al recipiente que contiene, protege y realiza la presentación comercial de la mercancía, es decir, la disposición del producto para la venta y, en este caso, se orienta hacia el marketing y está en contacto directo con el producto.

En la estructura del embalaje podemos diferenciar tres niveles; primario, secundario y terciario. El empaque primario es el que está en contacto directo con el producto, el secundario es el que contiene uno o varios empaques primarios, y el terciario es el que agrupa y unifica a los anteriores en un contenedor para protegerlos durante el proceso de distribución.

Tipos de materiales para embalaje

Atendiendo a las necesidades de cada objeto podemos disponer de distintos materiales para elegir el embalaje correcto:

Embalaje de papel

Se suele usar como cubierta dentro de otros envoltorios como cajas de cartón, bolsas o botes. Ofrecemos al producto una protección sobre elementos externos como luz, polvo, manchas o parte de la humedad del ambiente. Se trata de formato flexible, 100% natural y más resistente que otros papeles gracias a que conserva la fibra natural de la madera. Algunos ejemplos pueden ser los sobres, bolsas o el propio papel kraft.

Embalaje de cartón

Son el empaque por excelencia gracias a su gran capacidad técnica y precio. Su principal formato es la conocida caja de cartón. Se trata de un embalaje muy útil porque es adaptable en términos de tamaño y forma (automontables, de solapas, dos piezas…). Además, es un excelente reclamo publicitario para las marcas debido a que se pueden decorar con el logo o palabras impresas. Atendiendo a su grosor podemos elegir entre canal simple (hasta 20 kg de peso), canal doble (hasta 70 kilos de peso) o canal triple (hasta 350 kg). También existen otros modelos de embalajes de cartón que se adaptan a determinadas características de los objetos como pueden ser los tubos de envío, los sobres de cartón, los estuches o los maletines.

Embalajes de plástico

Estos formatos ofrecen una protección alta del artículo ante los posibles daños ocasionados por el transporte, a la vez que reducen los costes de envío gracias a su ligereza. Suelen ser muy utilizados en transportes logísticos de ida y vuelta, ya que se pueden manipular y reenviar las veces que sea necesario. Por ejemplo, son muy utilizados en envíos internos de empresas o en entregas especializadas, como las de los supermercados.

Los contenedores de plásticos son un claro ejemplo de embalajes de plástico comunes. Son utilizados normalmente para enviar comida, aceites, alimentos, productos líquidos o de belleza. Entre los materiales más utilizados para su composición encontramos el PET (polietileno tereftalato), PEAD (polietileno de alta densidad), PP (polipropileno) o PVC (policloruro de vinilo).

Contenedores de plástico para embalajes

 

Embalaje de madera

Es la opción perfecta para envíos pesados o a medida para aquellos productos que requieran de una protección especial. Este tipo de embalaje de madera lo podemos encontrar en diferentes formatos como cajas de madera contrachapada, aros, cercos o palés de madera.

Formato palet de embalaje de madera

 

Como decimos, preservar la calidad de los productos y proteger la carga es la función principal del embalaje y, además, se trata de un factor decisivo para que las ecommerce puedan ganar confianza y fidelidad en sus clientes.

Si quieres más información sobre el mundo del embalaje puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos acerca de las mejores opciones para tu caso. También puedes descargarte gratis nuestro manual sobre el embalaje con solo pinchar en este enlace.

 

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppShare
Categorías: Embalaje

3 comentarios

  • Avatar

    Me agrada toda la información disponible, pero me gustaría saber quien escribió el articulo para poder citarlo, de ante mano gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduzca un comentario

Rellene este campo

Por favor confirme que ha leído y acepta las condiciones de uso del blog y su politica de privacidad
Le informamos que RAJAPACK, S.A., como responsable de tratamiento, gestionará sus datos con el único fin de moderación y publicación de los comentarios en el blog. Usted tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como ejercer otros derechos como detallamos en la información adicional. Para acceder a la información adicional, consulta nuestra política de privacidad.
 

82 + = 92